Dorothy Kids, la reinvención de la vida en el campo

0
2747

El galopante y, cada vez más, alarmante aumento de la despoblación en los enclaves rurales en nuestro planeta está provocando un cataclismo ambiental, social y económico. Las mujeres rurales son una cuarta parte de la población mundial y juegan un papel vital para la fijación y vertebración del territorio. Pero son las primeras en abandonarlo. ¿Los motivos? La falta de acceso a los servicios básicos y las escasas o nulas posibilidades de desarrollo profesional. A pesar de las nefastas noticias acerca de las posibilidades de nuestros pueblos, siempre hay rostros, testimonios, que dan esperanza a nuestra tierra. Cuando se habla sobre emprendimiento rural, lo primero que pensamos es en el sector primario. Durante mucho tiempo el campo ha estado asociado a la agricultura y la ganadería. Por ello, tampoco sorprende, que la mayor parte de las oportunidades de emprendimiento provengan de este sector. Sin embargo, no son las únicas: “cuando vives en una zona rural parece que estas abocado a emprender en la agricultura, ganadería, sector turístico o restauración pero los tiempos cambian para todos y es hora de que se vea que se pueden emprender otros negocios viables en el medio rural”, apunta Raquel González, gerente de una zapatería infantil online en un enclave, Belerda, término municipal de Caso, que según el Instituto Nacional de Estadística, INE, está habitado por 31 vecinos. Instauró Dorothy Kids en febrero, cuando inauguró su página web, y desde entonces su género sale no solo al concejo casín, al que está muy agradecida, si no, también  dirección a diferentes puntos de la geografía asturiana y del país -Barcelona, Huelva, Cádiz o Madrid-. “Para mí, más que un trabajo, es un sueño que se hizo realidad” que la conciliación familiar la ayudó a formalizar.

Algo que denota Raquel es su ilusión porque “me gusta vivir en Belerda y veo que puedo trabajar en algo que realmente me encanta y no del estereotipo que hay marcado”.

Natural de Gijón, se mudó al concejo casín tras conocer a su marido. Durante dos años, hizo malabares para conciliar con su hija mayor, Marta -hoy con seis años- pero al tener el segundo, Diego, con dos, apostó por la vida también laboral en la zona hasta que “primó la necesidad de ser una madre presente” para materializar “una idea que le rondaba desde hacía ya tiempo”. De hecho, “hasta tenía pensado el nombre incluso antes de tener el proyecto”, ríe. En su niñez, le encantaba el Mago de Oz y los zapatos rojos de Dorothy, siempre imaginó que si algún día tuviera una zapatería le pondría su nombre. Para ello, contó con ayuda Leader.

Y es que “desde pequeña siempre me encantaron los zapatos. Siempre me creí amante del calzado pero desde que tuve a mi hija descubrí que en formato pequeño aun soy más fan”. Por ello, aprovechó las nuevas tecnologías junto con “la experiencia que tengo al ser consumidora de este tipo de compras” para erigir la zapatería online en la que solo trabaja con marcas españolas y “solo oferto lo que me gusta. Si hay un producto que no me gusta, pues yo no lo vendo. Me fijo mucho, por ejemplo, que los zapatos sean muy flexibles, con plantillas acolchadas o que no tenga contrafuertes” en una numeración del 18 al 36. “Los comienzos son difíciles, pero no más que si tuviera un almacén en cualquier zona urbana, al final contando con un buen servicio de reparto, que es el intermediario entre mi trabajo y mis clientes, los tiempos de entrega son los mismos que si saliera de cualquier almacén de una ciudad, sin embargo  requiere mucho trabajo  darse a conocer, también hay competencia y día a día hay que trabajar para conseguir que la gente confíe en ti, ofreciéndoles lo mejor que tienes, pero no me puedo quejar. Para mi es rentable”, asevera la emprendedora.

Para la campaña de invierno, tendrá un surtido más amplio y abarcará gateo y pre andantes que completará con medias y leotardos también con firma española.

Tendencia de compra

Su escaparate: “mi página web y las redes sociales. Desde que vivo en Caso el futuro de las compras, al no tenerlo todo a mano, lo veo con Internet. Igual que yo soy consumidora de otros productos otra gente será consumidora de mis productos”. Ya no es solo que “las tecnologías estén al alcance de nuestra mano día a día, si no, que muchos de nosotros, por comodidad o falta de tiempo consumimos infinidad de productos de forma online, internet es un escaparate enorme donde puedes alcanzar muchísima visibilidad”. Pero Raquel marca la diferencia. Ante cualquier duda, se puede contactar con ella vía por whatsapp o teléfono. Mantiene un trato directo con los clientes.