El volver al medio rural

0
250

El medio rural de antaño y el de hoy nada tienen que ver. Ahora nos ofrece oportunidades para configurar un nuevo escenario económico. Desde el medio urbano existe cada vez un mayor respeto y aceptación de lo rural. ¿Alguna vez nos hemos planteado lo que aporta el medio rural al urbano? ¿Qué sería del medio urbano sin la existencia medio rural? En el campo hay otra Asturias emprendedora, a menudo solapada por las actividades tradicionales, estratégicas para el medio rural. Pero hay vida más allá de la leche y de la carne, y también más allá de la huerta y la fruta. Nuevas empresas en la hostelería, en la moda, en la energía o incluso relacionadas con las nuevas tecnologías empiezan a instalarse en el rural, hasta ahora estigmatizado por una galopante crisis demográfica y por la caída de rentabilidad del imprescindible sector agroganadero. Silvia Suárez Cerdeira se define como diseñadora gráfica rural. Y es que “no es lo mismo trabajar es un estudio de diseño en Oviedo o Gijón que en el medio rural”, apunta, y concreta que “las necesidades de las empresas no son las mismas. Los proyectos son más personalizados, se cuidan mucho más, son más interesantes y con mucha más pasión”. Estamos ante personas convencidas de quedarse en sus zonas de origen y desarrollar en ellas su capacidad empresarial. Y ella, pone nombre y apellidos a una de esas personas.

Natural de Ortiguera, concejo de Coaña, Silvia abandonó su pueblo natal para cursar sus estudios en la Escuela Superior de Arte de Avilés. Apenas cuatro meses después de finalizarlos comenzó a trabajar en Oviedo. Pasó por la capital asturiana para trasladarse a Posada de Llanera. “Era más tranquilo. Los que estamos acostumbrados al medio rural nos cuesta adaptarnos al bullicio de la ciudad”. Aun así, “siempre quisimos volver y  algo que siempre tuvimos claro es que si se presentaba la oportunidad volveríamos”, asegura.

Por ello, y tras conseguir empleo en una imprenta de la localidad coañesa de Jarrio,  se afincó en Cadavedo, “que estaba a mitad de camino de mi trabajo y del de mi marido, José Pérez. Él es de aquí”. De esto hace ya siete años.

Laboratorio de Ideas, un estudio de diseño que ofrece “todas las soluciones gráficas que necesitan las empresas”,  con sede en el Centro de Empresas del Polígono Industrial de Almuña, nace hace cuatro años por la necesidad de conciliar la vida laboral y la familiar. “En el trabajo me dieron todas las facilidades pero el horario comercial era inasumible teniendo un bebé y si reducía horas el sueldo se quedaba en nada”. En definitiva, “entre las horas de trabajo y las de viaje echaría todo el día fuera de casa y no cubriría gastos y lo dejé”.

Cuando su niña, Sara –hoy con cinco años-, cumplió un año “fue cuando me planteé la posibilidad de emprender, y como mi ocupación tiene la facilidad de que puedes trabajar desde cualquier lado con un ordenador, me lancé”. Afirma que su profesión no fue vocacional “no tuve claro lo que quería estudiar hasta segundo de Bachiller” pero el entusiasmo con el que habla de sus proyectos la delatan: “siempre me gustó mucho pintar y dibujar, y nada más comencé en la Escuela Superior de Arte el diseño me enganchó”.

Con un carácter emprendedor heredado de su tía, Carmen Suárez, quien tiene una empresa en Querúas de bolsas y embalajes ahora orientado al papel, y “a la que yo ayudaba y pensé que podría darle un valor añadido a su producto” ve el futuro con optimismo, aunque mas orientado a lo digital, y en femenino. “Trabajo infinitamente más con mujeres que con hombres. En esta zona emprende más la mujer”.

El comienzo, poco a poco: “no quería asumir más trabajo del que pudiese abarcar con dos niños -hace tres años nacía Mel-“. Ahora, con ambos en edad escolar ya dispone de más tiempo. Tras el confinamiento, solicitó una oficina en el Centro de Empresas luarqués donde se la puede encontrar en horario de mañanas y alguna tarde con cita previa: “fijamos una primera reunión para que el cliente me cuente su proyecto, cómo lo van a trabajar y si tienen alguna preferencia”. A partir de ahí, “arrancamos con toda la imagen y servicio que necesiten”. Logo, diseño web, banner, merchandising, papelería, embalajes. Todo. El seguimiento, continuo hasta presentar el producto final.