Entrevista a Olimpia Diez de Villatresmil (Tineo)

0
728

Curtidas en el aguante y el sacrificio: ellas se encargaron de cuidar nuestros campos, de segarlos o labrarlos, de ordeñar nuestro crecimiento y de cuidar de nuestras raíces. Entre sudores, nos enseñaron a pelear por la igualdad del campo sin saber a penas leer. Eran estrategas, economistas e incluso enfermeras o veterinarias. Jornadas interminables que no cesaban cuando llegaban a casa, tiempo para encargarse de cuidar a los mayores de la familia y los niños y mantener el hogar en orden. Sus nombres no figuraban en las explotaciones agrícolas y ganaderas pero sin sus manos, agrietadas por quehaceres ingentes, éstas no saldrían adelante.