Gema Álvarez, alcaldesa de Lena: “Tenemos la obligación de ofrecer los mismos servicios que las ciudades”

0
288

A pesar de revalidar su mandato con mayoría absoluta en 2019, “que nunca me lo hubiera imaginado. Quizá sí ganar, pero no con tan buenos resultados. Estaré siempre agradecida de la confianza que depositaron en mí los lenenses”, reconoce que aún “la política es un mundo de hombres. La teoría es muy bonita pero nosotras tenemos que demostrar día a día nuestra valía. Se nos cuestiona, pero somos muy luchadoras y nos estamos haciendo notar”. De hecho, la igualdad ha ido dando tímidos pasos de gigante y ha ido conquistando en Asturias, poco a poco, 22 alcaldías sobre el total de los 78 ayuntamientos.

-¿Cuál ha sido la situación más difícil que ha vivido como alcaldesa?
-El desprendimiento en La Cortina el 26 de junio de 2018. El argayo afectó fundamentalmente a tres viviendas, una de ellas un hotel rural que en el momento del incidente afortunadamente estaba vacío. Hubo ahí unas horas de incertidumbre, de angustia: no sabíamos si habría algún herido o peor aun, algún fallecido y fueron horas muy duras. En el mismo momento en que me comunicaron lo sucedido subí a La Cortina, a la par de los Bomberos de Asturias, y fue muy impactante. Fueron los peores días que pasé como Regidora porque lo que se vivió allí fue una catástrofe inmensa. Asimismo, durante el Estado de Alarma pasé por jornadas muy complicados porque había que tomar decisiones sin apenas tener información. Yo me cogía al teléfono a las 8 de la mañana y hasta las 12 de la noche estaba pendiente de hablar con gente, sabíamos de contagiados y fallecidos por la Covid-19 y la situación, especialmente durante las primeras semanas, fue complicada. Había que resolver problemas contra un enemigo que no conocíamos con el riesgo de equivocarse.

-¿Y el mejor momento por el que ha pasado?
-Aparte del día a día, que hay momentos muy gratificantes en los que se valora tu trabajo y puedes dar respuesta a las necesidades de los habitantes, una de mis mayores satisfacciones fue conseguir en 2019 la meta de la Vuelta Ciclista a España en el puerto de La Cubilla y darlo a conocer al mundo. Yo soy de esa zona y fue algo muy especial. Sin olvidar, haber ganado por mayoría absoluta en los últimos comicios porque el día de las elecciones hubo un error en las actas y tuvimos que esperar dos días hasta que el juzgado nos confirmase los resultados. Vivirlo con los afiliados y con los vecinos que te apoyan fue
muy emocionante.

-De los proyectos que ha sacado adelante, ¿cuáles destacaría?
-Nada más llegar a la alcaldía resolvimos dos temas muy añejos. Por un lado, la construcción de un nuevo centro de salud. No había terrenos pero conseguimos, con mucho trabajo, permutar con una empresa privada y poder así cederlos al Principado para construir el nuevo equipamiento. Ya están con la redacción del proyecto y tendrá una dimensión de 1.500 metros cuadrados, tres veces más que el actual que con más de 50 años está completamente obsoleto e inaccesible. Esta inversión, cuyas obras comenzarán el próximo año, la llevábamos reclamando 25 años y tengo el orgullo de haberlo hecho realidad. Por otro lado, desbloqueamos el polígono de Villallana. Aprobamos definitivamente el plan parcial el pasado enero y ya firmamos el convenio. Las obras se
iniciarán a final de año o principios de 2022. Con ello, conseguimos dar estabilidad a dos empresas que dan cobijo a 300 familias.

-En cuanto a infraestructuras y comunicaciones, ¿qué necesita el concejo?
-Necesitamos una estación nueva y la parada del AVE. Primero, por derecho. Porque las obras de la variante nos llevan destrozando el concejo desde el año 2004. En la zona rural secaron acuíferos, inhabilitaron caminos, resquebrajaron casas sin ninguna satisfacción a cambio para nuestros vecinos. Ahora que va a llegar el AVE a Asturias, es primordial que nos arreglen la estación de Lena, que data de 1874 y con una reparación hace 80 años, y no es acorde a los tiempos de hoy en día. Lena es un municipio muy bien comunicado con el resto de Asturias. Estamos a 40 minutos del aeropuerto. La parada daría mucha vida al concejo.

-¿Ayudaría a fijar población?
-Sin duda, incluso la atraería. Somos un municipio privilegiado. Salvo por el tema de la conectividad. Hay pueblos en los que todavía no se puede llamar por teléfono y en pleno siglo XXI es inadmisible. Tenemos el compromiso de que este año la cobertura tanto telefónica como de banda ancha llegará al 100% de nuestro territorio y esperamos que se cumpla. Es imprescindible, no solo para la posibilidad del teletrabajo sino para la gente joven. Tenemos la obligación de ofrecer los mismos servicios que las ciudades.

-¿Hay cabida para el emprendimiento?
-Por supuesto. En Lena, el sector primario está aun por expandirse. Por ejemplo, no tenemos ninguna quesería, y al ser un municipio tan extenso, el séptimo de Asturias, dos terceras partes son bosques. Así que la explotación forestal sería interesante.

-¿Por qué cree entonces que faltan emprendedores?
-Emprendedores hay e intención también. El problema creo que está en la burocracia que hay detrás. Contamos con un grupo de desarrollo rural y ayudas Leader con cargo a fondos europeos pero los requisitos a cumplir o cómo gestionarlo merma las oportunidades. Algo que se debería mejorar y agilizar.

-¿La mujer qué salidas profesionales tiene?
-Las mismas que un hombre. Cualquier mujer que se proponga hacer algo lo consigue. Nos toca pelear un poco más pero es el valor que nos distingue. Cuando logramos nuestro objetivo lo hacemos por mérito propio y es más gratificante.

-En materia de conciliación, ¿qué ofrece el municipio?
-Disponemos de colegios, tanto públicos como concertados, escuela de 0 a 3 años, que funciona muy bien, y residencia de ancianos. Todos los periodos vacacionales, Navidad, Semana Santa y verano, desde el Ayuntamiento organizamos campamentos, a precios accesibles e incluso gratuitos, para niños de 3 a 16 años: ‘El respiro familiar’. Además, los jóvenes, mayores de 12 años y hasta los 25 años, cuentan con la tarjeta Lena Card que aporta descuentos en el cine o la piscina.