La BuenaMadre, un viaje a la tradición y costumbres somedanas

0
233

La escritora y veterinaria rural María Sánchez en su libro ‘Tierra de Mujeres’ nos acerca a la realidad de nuestras raíces, a la sustancialidad de donde se construye nuestra biografía y que quizá, no valoramos en su debida medida. Así concluye su ensayo, que nos invita, sin duda alguna, a la reflexión: “Nuestro medio rural morirá si no sabemos transmitir a los que vienen su importancia y cuidado. Y no solo nuestro medio rural, sino toda la diversidad que vive en él, nuestros pueblos, nuestras costumbres, nuestras historias (…). Crear un vínculo y cuidarlo. Ésa es la única manera de que nuestro medio rural no desaparezca y siga existiendo”. La historia de nuestros pueblos también es la crónica de muchas mujeres que con valentía y esfuerzo han apostado por el complicado mundo del emprendimiento para contribuir con su labor a mitigar la despoblación. Mujeres que aman su tierra y que con tesón y sacrifico luchan por salir adelante, por sacar adelante y revitalizar nuestro territorio. Mujeres en realidad que no paran, que viven en pueblos porque les da la gana, que se hacen cargo de negocios que otros no explotan, que cambian de profesión o que se asocian para defender lo suyo y lo de otras porque realmente están donde quieren estar apostando por dinamizar su entorno. Rosalía Garrido es guardiana de la tradición y costumbres de Somiedo, municipio que la vio nacer. Tal vez fue por casualidad, pero llegó al turismo rural somedano para hacerlo hogar. Para ponerlo en valor. Para diferenciarlo.

“Heredé la casa materna. Tras tres días de firmar la herencia en la notaría, la casa se quemó. Si no fuese que ya estaba a mi nombre, el Principado se hubiera hecho cargo del 95%, de la rehabilitación al estar mis padres ya jubilados”. No se amedrentó y estudió una nueva salida. Por ello, y “por mi amor a Somiedo y mi empeño en recuperar la casa familiar y que mi madre, Rosalía Álvarez, lo viese”, con ayuda de los fondos Leader, en 2004 nacieron los apartamentos rurales Buenamadre, la primera casa rural de Europa que forma parte de la Red Natura 2000, que es el distintivo “más importante a nivel europeo en sostenibilidad, cuidado y protección del medido ambiente. Estamos bajo el paraguas del ecoturismo”. Rosalía aclara que “no es una marca, es más bien un compromiso voluntario a tres años que implica tener unos objetivos a cumplir”. Unos propósitos que se basan “en la concienciación sobre sostenibilidad, reciclaje o reducción de consumo y mostrar realmente los valores del territorio”. Una misión que cumple con creces. Trabaja, como presidenta de la Asociación de Hostelería del concejo, en recobrar tradiciones, además del patrimonio cultural y etnográfico somedano: “no se puede dejar perder. Es la historia de nuestros pueblos”. Es más, ha recobrado un balagar de hierba en un prado cercano al hospedaje y recuperó, animando a los vecinos, el enramado de fuentes por San Juan.

Buenamadre es complejo de tres viviendas con capacidad para 10 personas en un enclave único inmerso en el Parque Natural de Somiedo -Reserva de la Biosfera-, donde la capital de concejo, La Pola, conecta con Valle de Lago: El Coto de la Buena Madre. Y es que disfrutar de la mágica diversidad que envuelve al hospedaje, levantado resguardando la esencia y estructura de la casa original construida ya por su abuelo, ya es de por sí una experiencia única. Situado al lado del hayedo de La Enramada, cada estación es extraordinaria. La gestión, on line. Está presente en portales como Booking o el Club Nacional de Ecoturismo, pero “estoy ocupada entre un 60% o 70% de clientes que repiten o vienen recomendados. Para mí, eso es muchísimo y un orgullo”.

Proyección internacional

Usuarios tan “dispares” como de Australia, Israel, Rusia, Brasil, Estados Unidos, China y múltiples domicilios europeos. “El turista extranjero es importante porque desestaciona. El turista nacional te viene en Semana Santa, en verano, el puente de El Pilar y puntalmente en fines de semana en época de avistamiento de osos. Pero el turismo internacional te viene todo el año”.  Y es que, en la Buenamadre, con la entrega de Rosalía para que los clientes “se sientan como en casa”, tienen una estancia a la carta. Desayunos y cenas, por encargo, insuperables y cuyos ingredientes, frutas y verduras de temporada, los recolecta en su propia huerta. Si se desea, también ofrece el servicio de “nevera llena”, para que “no se tengan que preocupar por la compra y puedan disfrutar de este paraje privilegiado. Lo principal es que mis clientes están a gusto”.

En España, el turismo rural es un negocio liderado en su mayoría por mujeres. De hecho, seis de cada diez establecimientos tienen al frente a mujeres, según un informe de Escapada Rural, plataforma digital que aglutina a más de 18.000 alojamientos rurales en España. Los acelerados hábitos de vida urbana han llevado en los últimos años a muchos turistas a buscar la tranquilidad y el sosiego del espacio natural. Es lo que se conoce como la eclosión del turismo rural o el ecoturismo. “En Somiedo es muy importante el turismo. Es una economía circular. Somos más de 50 empresas las que trabajamos en el sector en el concejo”.