El emprendimiento femenino hace moverse al medio rural

0
2338

En el mundo urbano, irse al campo siempre ha sido un ideal de fuga hacia la buena vida, y nunca la ciudad nos había apresado tanto como durante la pandemia del coronavirus. Algunos ya han elegido escaparse. Otros, que se habían decidido a partir han retornado. ¿Continuamos en un momento de cambio o ante el eterno retorno de la quimera rural? La pérdida de población femenina en los pueblos provoca el envejecimiento del medio rural. Por ello, desde distintas organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, nacionales e internacionales, se está trabajando en la idea de visibilizar y fomentar el papel de la mujer en los pueblos. En este sentido, es preciso destacar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), impulsados por la Organización de Naciones Unidas -ONU-, que tienen entre sus prioridades básicas, la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer. Un 20% de las mujeres en entornos rurales con edades comprendidas entre 18 y 64 años se encuentra inmerso en alguna de las fases del proceso emprendedor. Esto implica un arraigo profesional en su territorio y un compromiso duradero, ya que normalmente se deciden a continuar en el medio rural y eligen este ámbito para desarrollar no solo su iniciativa profesional sino también su vida familiar. De las mujeres españolas en entornos rurales, el 8,1% ya cuenta con proyectos de emprendimiento consolidados en sus territorios, y Aroa Rodríguez Martínez, natural de Gijón, es una de ellas. Hace 8 años decidió afincarse lejos de la cuidad y ponerse al frente de un gimnasio en la localidad de Pravia; Gym Pravia. La clave del éxito: “la empatía, la cercanía con las personas. Somos un negocio pequeño donde damos un trato familiar”.

Comenzó en el gimnasio impartiendo clases de Pilates. “Yo justo había acabado la carrera -Ciencias de la Actividad Física y del Deporte- en León, y probé dando la actividad”. Luego, “el antiguo dueño me ofreció quedarme con el gimnasio y como andaba dando clases por todo Asturias decidí lanzarme y focalizarlo todo en Pravia”.

El resultado, aunque Aroa reconoce que “no tenía mucho que perder. El local y las máquinas estaban, tenía solo que ir buscando clientes y hacerlo un poco a mi gusto, ha sido muy bueno”. Tanto fue así, que de un equipamiento apenas sin adeptos hoy en día cuenta con un nutrido grupo de usuarios superando el centenar de inscritos a sus sesiones, entre las que se encuentra, además de Pilates, Powerfit o Hipopresivos. “Tengo clientes que llevan conmigo desde que empecé, y eso es un lujo”. En la actualidad, y desde hace dos años, tiene la ayuda de Marta Castañón. “Juntas hacemos un gran equipo y me ayuda a que el trabajo salga adelante”.

Asimismo, contabiliza  clientes que sólo hacen uso de la sala de musculación, siempre bajo asesoramiento, y los asiduos a sus entrenamientos personales, en funcionamiento desde las ocho de la mañana, que sin duda han fomentado la promoción de un estilo de vida más  saludable dándole relevancia a la práctica de actividad física. Y así, poco a poco, fue añadiendo servicios, como el de nutrición. Para ello, dispone de asesoramiento profesional semanalmente.

Por otro lado, ha conseguido desterrar temas tabúes como la perdida de orina con sus sesiones de Hipopresivos. Un campo que ya había despertado su interés durante la carrera. Y, una vez en Pravia, “me di cuenta de que la gente no sabía ni lo qué era ni para qué servía, y lo empezamos a poner de moda”. El suelo pélvico es el eterno olvidado. “Hay muchas mujeres que sufren perdidas cuando corren o cuando saltan y eso no es normal. Hay que mirarlo con un fisioterapeuta y atajarlo también con ejercicio”. Si es cierto que antes las mujeres no tenían tiempo para cuidarse pero en la actualidad “que las personas nos cuidamos mucho por fuera nos olvidamos de nuestro interior.  No entiendo que salgas a caminar y estornudes y sufras perdidas”.

Deporte y embarazo

Su pasión: el ejercicio durante el embarazo. Y es que existen diversos estudios que demuestran que la actividad física durante la gestación aligera el trabajo durante el parto. “El cuerpo de la mujer es extraordinario y durante el embarazo experimenta un cambio brutal”. Es por ello, que es un ámbito “que me gusta mucho y en el que hay que estar siempre formándose. Fue experimentarlo en mi propia carne y gustarme aun más. Empecé poco a poco. Embarazadas me preguntaban sobre los Hipopresivos y fuimos afianzando el terreno”.

Aroa añade que hacer ejercicio físico durante el embarazo resulta muy beneficioso. Proporciona una mayor resistencia física, más refuerzo muscular en la zona pélvica, mejora la circulación sanguínea y la capacidad pulmonar. Además, entre otras cosas, nos proporciona bienestar y nos ayuda a combatir algunos de los síntomas más habituales del embarazo como la fatiga, el insomnio, el estrés, el dolor lumbar o los calambres, y practicándolo “siempre con un control, con asesoramiento, y centrándonos también en el postparto”. En resumen: “el deporte es salud”.